Lecturas y temas de estudio

Evolución de la enseñanza moral y religiosa en las escuelas de República Dominicana (1844-2002)

Hasta el 30 de julio 1845, solo funcionaban escuelas elementales en el país. Para ese entonces una ley del Congreso Nacional dispone la creación de una clase de latinidad para beneficio de la juventud estudiosa.

Para el año 1879 llega a la isla Eugenio María de Hostos quien implementa un plan de estudios en el 1880 con la finalidad de la instrucción cibica de nuestro pueblo.

Este destacado educador y abogado recibe la colaboración de quienes son grandes figuras de la literatura dominicana: Salome Ureña, Federico Henríquez y Carvajal, Emilio Prud Homme, Cesar Nicolás Penson, Carlos Alberto Zafra, entre otros.
Se destacan también figuras de la talla de José Joaquín Pérez, Manuel de Jesús Galván, Monseñor Fernando Arturo de Meriño y otros, considerados pioneros del desarrollo intelectual del país.

Intervención Militar

Esta ocurre como consecuencia de la Primera Guerra Mundial que tiene lugar el 29 de noviembre de 1916. El Gobierno Militar continuo la reforma educativa iniciada ya en nuestro país para la cual en el año 1919 se crea en las distintas provincias Las Sociedades Populares de Educación. La finalidad principal de estas sociedades es la de proceder a la construcción de locales que estén provistos de las condiciones higiénicas adecuadas a las instituciones docentes.

Estas sociedades realizan su cometido y testimonio de su labor son las diversas edificaciones que fueron construidas expresamente para escuelas. Esas modernas edificaciones hicieron posible la asistencia de un número más crecido de niños de edad escolar. Y el aumento de estudiantes no ha sido motivo para que las condiciones higiénicas sufran menoscabo porque dichas edificaciones han sido construidas en conformidad con la Higiene Escolar.

El Gobierno Militar norteamericano procura la colaboración de elementos nativos. Designa a Julio Ortega Frier como Superintendente General de Enseñanza y el día 19 de enero de 1917 nombra una comisión que debe tomar las medidas necesarias para establecerán sistema educativo ajustado a los intereses de la Republica Dominicana. Dicha comisión fue integrada por el Arzobispo Novel, Pelegrin Castillo, Manuel Ubaldo Gómez, Manuel de Jesús Troncoso de La Concha, Julio Ortega Frier y Federico Velásquez. Esta prepara la legislación porque deben regirse nuestros estudios, la cual es promulgada posteriormente en virtud de la Orden Ejecutiva número 145 de fecha 6 de abril de 1918.

La enseñanza Primaria elemental prospera. Predomina en ella la enseñanza intuitiva y se aplica con los métodos y procedimientos que requiere. La lectura y escritura se enseñan simultáneamente mediante el empleo del método fonético.

Kis nuevos programas de Escuela Primaria Elemental, recomiendan iniciar desde el primer curso, el ejercitar ambas manos, especialmente en la enseñanza del dibujo, a fin de que los educandos se hagan ambidextros y aconsejan que dichos ejercicios sean intensificados gradualmente hasta el sexto curso..

Las escuelas públicas en República Dominicana han sido unisexuales hasta el año 1916. Solamente en las escuelas maternales existe la coeducación. Hasta ese momento es favorecida la idea de formar escuelas unisexuales, por la creencia de que es más conveniente la educación de cada sexo por separado; pero el Gobierno Militar establece la coeducación y crea escuelas bisexuales para los educandos de diversas edades. Es una innovación trascendental en la enseñanza de la Republica Dominicana.

Educación durante la era de Trujillo

En 1936 solo el 20% de la población era alfabeto y para el 1956 el 60% sabia leer y escribir.

Durante la era de Trujillo, hay que destacar varios aspectos del desarrollo educativo producidos durante la era:

La educación primaria, donde se iniciaba a los niños a las prácticas religiosas y se les enseñaban a identificar a los grandes personajes históricos, tales como el Generalísimo Trujillo, Duarte, etc. El libro básico de lectura era "La Cartilla Trujillo de Educación".

La educación fue ampliamente expandida y sus mejores logros se relacionaban al interés que mostro el gobierno para dotarla de los mejores medios y recursos. La Superintendencia General de Enseñanza estuvo bajo la dirección del humanista dominicano Pedro Henríquez Ureña y llego a contar con equipos técnicos de planificación que estuvieron a cargo de la misión chilena quien doto a la organización y programación educativa nacional de la filosofía más avanzada de en América. La expansión educativa y sus mayores logros tuvieron que ver con la edificación de recintos escolares y con una amplia campaña de alfabetización.

El sistema educativo comprendía los niveles primarios, intermedios y secundarios. El planeamiento respondía al modelo creado durante el periodo de la intervención de 1916-1942, pero con algunas variantes como lo fue la enseñanza especial que mereció la atención y el interés gubernamental en conformidad con el planteo de algunas demandas acrecentadas durante la Era. Entre los tipos de enseñanza especial estaba la vocacional que respondía a la necesidad de obreros técnicos; la educación dirigida hacia la formación diplomática; y la educación en oficios y bellas artes. Otra variante fue la enseñanza para la formación de maestros, ampliamente cuantitativamente para complementar el crecimiento de la escolaridad.

Innovaciones significativas fueron las academias militares, en especial de la de cadetes, para las cuales se escogieron los mejores maestros de todo el país; y la escuela para trabajadores, denominadas "Universidades Libres" y cuyo planteamiento obedecía a un horario nocturno. En general, la enseñanza conlleva un régimen disciplinario riguroso que envolvía tanto a escuelas públicas como privadas.

Aunque los programas comprendían una gama de variedad de conocimientos científicos y humanísticos bien planeados, un objeto primordial era lograr la adhesión al regimen a través de mecanismos trujillizantes infiltrados.

En este sentido puede señalarse que la educación era anti-democratiza debido al fomento exclusivo del trujillismo en las aulas, y anticientífica, porque no se ajustaba a un análisis racional o sociológico.

El aseo, la uniformidad y la puntualidad eran reglas disciplinarias como el canto escolar al izar la bandera, las marchas, los concursos literarios y la celebración de efemérides. En la dirección de cada plantel escolar, en las entradas, en los pasillos y los salones de clases, el retrato de Trujillo era parte primordial de lo trujillizante, por lo regular se fomentaban también constantemente en clases. Cada maestro al hincar la enseñanza salía escribir una frase alusiva a Trujillo o a su Era conjuntamente con la fecha.

La educación universitaria mereció durante la Era una atención prioritaria dentro de la programación cultural y el planeamiento educativo. El gobierno no solo se empeñó en restituirle históricamente el rango de universidad primada, sino que la edifico como recinto, dotada tanto de un conjunto de modernos edificios como de buenos recursos didácticos. Bajo la orientación del educador Julio Ortega Frier la universidad alcanzo una reorganización académica notable, aunque no escapo de la manipulación Trujillizante.

Programa Especial de Educación Ciudadana ( PEEC )

Este programa fue creado el 8 de septiembre de 1982 mediante el decreto 210 del Poder Ejecutivo estableciendo las motivaciones y/o justificaciones en los siguientes considerados:

1. "Que el pueblo verdaderamente educado puede contribuir con más efectividad a su propio desarrollo y como elemento fundamental para lograr un adecuado mejoramiento en las condiciones de vida del hombre tradicionalmente desfavorecido".
2. "Que la importancia que tiene la alfabetización integral como factor de desarrollo y como elemento fundamental para lograr el adecuado mejoramiento en las condiciones de vida del hombre tradicionalmente desfavorecido.
3. "Que el gobierno nacional estima de primordial importancia la realización de un plan de educación pública que contribuya eficazmente a superar esta marginalización cultural logrando reducir drásticamente el número de los que no saben leer ni escribir en el menor tiempo posible.

El PEEC procuraba que nuestra gente piense por si misma; quería que todo dominicano pensara responsablemente, que valorara lo fundamental y que mejorara con su propio esfuerzo sus actividades y condiciones. Buscaba el desarrollo del ser humano, de sus grandes cualidades, muchas veces ocultas y pretendía ayudar a convencerlos de que si se esforzaban y luchaban podían llegar y conseguir lo que se proponían.

De manera más especifica el PEEC tenía como objetivos:

a. Disminuir el alto índice de analfabetismo existente en el país.
b. Desarrollar un plan de alfabetización integral.
c. Mejorar las condiciones de vida de los sectores más desfavorecidos.
d. Contribuir a la democratización de la educación nacional poniendo a la mayoría en condiciones de participar más concienzudamente en el proceso de desarrollo económico, social y cultural de la nación.

El Programa Especial de Educación Ciudadana ( PEEC ) se da en el contexto de la administración gubernamental de 1982-1986 caracterizada por una estrategia macro-social conducida por un protectorado económico del Fondo Monetario Internacional, periodo en el cual se produce una devaluación monetaria, la creación del ITBI, es un sistema de valoración aduanera según el cambio libre, incrementándose los ingresos públicos para el pago de la deuda externa; procesos estos acompañados con la desvalorización del trabajo como forma de reforzar "las ventajas comparativas " del país y estimular la economía de servicios ( turismo, zonas francas, agroindustria, capital financiero ), lo que obviamente reforzó la naturaleza extrovertida y destructiva de la economía del país.

Ante proyecto de ley que organiza la eduación

Este Ante-Proyecto fue presentado en Agosto del 1984 el cual establece:

Principios Fundamentales:

Articulo 1

a) La educación es un derecho inalienable de todos los ciudadanos; por tanto, es responsabilidad del estado ofrecer gratuitamente por lo menos en el nivel primario sin importar la clase social, sexo, raza, religión, edad o cualquier otro aspecto relacionado con la persona humana.
b) La educación debe ser integrada a la planificación global y orientada hacia el desarrollo nacional.
c) La educación debe estar orientada a promover las transformaciones estructurales que conlleven a la instauración de una sociedad cada vez más justa.
d) La educación debe ser el resultado del esfuerzo intelectual, social, y material de todos orientado al fortalecimiento de nuestra soberanía e identidad como nación.
e) La educación dominicana deberá promover la formación integral del educando, vinculando estrechamente la educación con el trabajo.
f) La educación debe respetar la libertad de educadora s y educandos, para sustentar criterios científicos en la búsqueda de la verdad.

Fines de la Educación Dominicana

Articulo 2.

a) Promover el desarrollo y la formación del ciudadano, fundamentado en los más altos valores de la dignidad humana, la justicia social, la solidaridad, de acuerdo con los principios de la democracia.
b) Contribuir a la formación de la conciencia ciudadana que conduzca a la defensa de los principios de la autodeterminación, la soberanía y el desarrollo autónomo delo pueblo dominicano.
c) Consolidar los valores autóctonos de nuestro patrimonio cultural y preservar la fuerza de nuestro idioma, protegiéndolo de las aniversantes de la ciencia y la cultura.
d) Propiciar el disfrute de los bienes culturales, económicos y sociales de todos los sectores que comparten nuestra nación.

El ante-Proyecto de Ley Orgánica corresponde al mismo periodo gubernamental 1982-86 y en él se expresan los mismos conflictos de relación que se manifestaron en el PEEC, no solo, en este caso en relación a las macro estrategias del Poder Ejecutivo, sino con oposiciones corporativas de un sector jerárquico de la Iglesia Católica.

De acuerdo con la Ley General de Educación N° 66-97, aprobada el 9 de abril de 1997, la cual ha sustituido a la ley 2909 del año 1951, la educación inicial está organizada en tres ciclos: el primero atiende al grupo de edad de hasta 2 años; el segundo, el grupo de 2-4 años; y el tercero el grupo de 4-6 años. La educación inicial no es de carácter obligatorio con excepción del último año.

La educación básica es obligatoria, atiende a la población del grupo de edad 6-14 años y tiene una duración de ocho años, organizados en dos ciclos de cuatro años cada uno.

La educación media no es obligatoria, aunque es deber del Estado ofrecerla gratuitamente. Atiende al grupo de edad 14-18 años y está organizada en un tronco común de cuatro años de duración y tres modalidades de dos años de estudio que ofrece tres diferentes opciones: general o académica, técnico-profesional (sector industrial, agropecuario y servicios) y artística.

Cada estudiante acumula calificaciones parciales, otorgadas sobre la base de las actividades realizadas durante el proceso: participación en clase, reporte de lecturas, proyectos, informes, trabajos en grupo, investigaciones, etc. Si el estudiante no alcanzara por lo menos 70 sobre 100 puntos en alguna asignatura, va a pruebas completivas

La enseñanza de la religión en escuelas dominicanas

La materia de Formación Integral Humana y Religiosa posee una gran importancia; la cual muchos, hasta de los propios docentes de la misma, no han comprendido su alcance. Mientras las demás materias del currículo educativo forman hombres y mujeres "pensantes, razonantes y duchos en las técnicas científicas"; la Formación Humana posee la particularidad de "forjar seres espirituales" y con una cosmovisión sublime. Sería un extremo terrible el afirmar que las escuelas deben estar exentas de "educar en temas de religión". La religión, colocada en su justo plano, es una herramienta útil para la sociedad. Los niños formados bajo los principios bíblicos, sin sectarismos, ni fundamentalismos fanáticos; se forjan como ciudadanos responsables, respetuosos y situados en lo que conocemos como existencia.
La FIHR (prefiero el término "Educación en Creencias") debe enfocar al alumno o alumna que, aunque viven y se mueven en este mundo; su finalidad es constituirse en ciudadanos y ciudadanas óptimos para el "reino de los cielos". Igualmente, y esto es una opinión personal (aunque creo que compartida por muchos docentes) la FIHR debe permitir al alumno y a la alumna formarse valores de juicio en lo que concierne a la idea y la praxis de una creencia especifica. En palabras más simples... ¡el alumno y la alumna se educan para profesar su fe según lo dicte su conciencia! Igualmente hacer ver al alumno y a la alumna que la vida se compone de elementos espirituales y físicos que están unidos entre sí. El cristiano es un ser espiritual y a la vez un elemento que interactúa en un medio físico.En otras palabras: un ciudadano de los cielos que actúa responsablemente en la tierra.
Hace un tiempo relativamente cercano; se produjo una situación en la provincia autónoma de Salta, España; que ilustra el peligro de favorecer a un credo específico en lo que concierne a la enseñanza de religión en las escuelas. El ministro de educación, abiertamente católico, favoreció la educación de su fe en las escuelas públicas de la provincia, en desmedro de los alumnos y padres de otras ideologías religiosas. En las escuelas se iniciaba con las oraciones a la Virgen, algo que hacía que otros estudiantes (no católicos) escogiesen mantenerse fuera del aula. La división comienzo ahí. Luego, los niños católicos "le tiraban" a los otros haciéndoles entrever que ellos "estaban ajenos a las bendiciones del día". La situación llevo a protestas por parte de muchos padres. El asunto hasta tomó connotaciones violatorias a la ley nacional. El ministro prohibió la enseñanza de la educación sexual en las escuelas, al considerar que las ideas de "nueva familia", "protección para evitar el embarazo" no estaban alineadas con lo "correctamente ensenado por la iglesia". Pasando por alto que las mismas forman parte del currículo educativo. Esto llevó a una ruptura en la comunidad escolar.
La Republica Dominicana, pese a que por Concordato está comprometida estatalmente a impartir la educación católica en las escuelas públicas; no ha caído en ese nivel de fanatismo. Los profesores públicos, tanto católicos, evangélicos y seculares, en su mayoría poseemos buenas relaciones. Muchos maestros de FHIR católicos obvian los temas que son propios de su clero. Igual muchos maestros evangélicos. Pero hay algo que me inquieta. Los libros de FHIR usados en nuestras escuelas públicas están elaborados por católicos y presentan elementos católicos, incompatibles con las ideas evangélicas de muchos docentes y estudiantes. ¿La FHIR no debería ensenar la diversidad y respeto a las creencias de otros? ¿No debe buscar lo bueno de cada credo e incentivar al alumno y la alumna a que lo hagan parte práctica de sus vidas?
En cierta ocasión fui testigo de algo que no me gustó: En una actividad, en la que unos misioneros repartieron rosarios y oraciones a la Virgen en una escuela, note como el maestro de FHIR dejo entre ver que los alumnos que no participasen en la misma no tendrían una nota en su materia. Eso me disgustó pues yo creo en la libertad de conciencia. ¡Sí! En esa misma que te permite "adorar a Dios de la forma que creas o no adorarlo". Mi preocupación me llevó a formularme estas preguntas: ¿actuó cristianamente el profesor? ... ¿actuó en verdad como un maestro? ¿Obtuvo lo que quería? Estoy seguro que muchos de quienes participaron lo hicieron más para no tener mala nota... ¿ese es el fin de la FHIR? Lo que pienso es que se puso las bases para la hipocresía religiosa. Una nota no debe ser usada como chantaje para que un alumno o alumna participen en la liturgia ajena a los principios que se les ensenaron... ¡Eso no debe verse en nuestras escuelas!
La FHIR en las escuelas públicas debe ser impersonal. No debe representar los intereses de la iglesia estatal. ¿Por qué los libros de texto para el área de FIHR no son preparados por una comisión interreligiosa en la que se vele por que los principios cristianos generales sean presentados; y no solo los dogmas de una religión específica?
La Escuela pública no debe ser un campo de proselitismo a favor de tal o cual iglesia. El área de Formación Integral humana y religiosa no debe ser una "catequesis" en nuestras escuelas. Debe ser una materia en la que los alumnos crezcan como seres espirituales y ciudadanos íntegros.

Plan Decenal y Transformación Curricular en FHIR.

La discusión en el marco del Plan Decenal de Educación, se arriba a la presentación de una propuesta de diseño curricular para la educación dominicana en todos sus niveles y modalidades.

Este documento es, en primer lugar, el resultado de un proceso de amplias consultas que se desarrollaron a lo largo de un año y medio de trabajo, como parte de un movimiento social por el mejoramiento de la calidad de la educación dominicana. En segundo lugar, constituye un replanteamiento de las concepciones y prácticas educativas prevalecientes en el país. Es la propuesta curricular más ambiciosa en la historia de este siglo y se formula como reto para la acción educativa de cara al nuevo milenio.

Se parte del convencimiento de que la educación y la escuela tienen un papel preponderante que cumplir en el mejoramiento de la calidad de vida de la nación dominicana y en sus esfuerzos por fortalecer la democracia.

La aspiración, como ciudadanos y educadores, es formar hombres y mujeres capaces de enfrentar viejos y nuevos problemas. Por eso en esta propuesta se asume que el propósito fundamental de la educación dominicana es propiciar el desarrollo pleno de nuestros hombres y mujeres en sus formas de sentir, pensar y actuar, para que todos puedan contribuir a lo que como ciudadanos demandamos y a lo que la sociedad reclama.

En consonancia con este propósito fundamental, este diseño curricular es concebido como el documento normativo que establece una estrategia para la formación de sujetos democráticos y transformadores de la realidad material, social y cultural. En este sentido el currículo viene a constituirse en la estrategia fundamental de la educación para el logro de sus propósitos. Expresa la fundamentación y orientación del proceso educativo y un compromiso de trabajo en la dirección de promover el desarrollo de las capacidades humanas.

Al tener el currículo como meta influir en la conformación de sujetos capaces de transformar la realidad personal y social hacia metas humanamente deseables, el conocimiento de esa realidad se convierte en punto de partida inevitable como contexto en el cual se desarrolla la práctica educativa, y en función del cual se plantean los propósitos educativos del diseño curricular. Por esta razón, previo al desarrollo de la propuesta se incluye una presentación analítica de la realidad social dominicana que, sin pretender ser exhaustiva, permite captar el sentido de lo propuesto y, mediante la confrontación con la realidad, juzgar la validez del currículo.

Para introducir mayores niveles de especificidad en relación al contexto en el que se llevará a cabo el proceso de transformación curricular, el documento incluye además un análisis de los principales problemas del sistema educativo, priorizando aquéllos de mayor incidencia en el desarrollo del nuevo currículo. En esta parte se abordan, tanto los problemas propios del currículo vigente a todos los niveles de la estructura educativa como las reformas curriculares realizadas en los últimos años para la educación de adultos y la educación especial.

Luego de la exposición del diagnóstico antes referido, se procede a abordar las fuentes del currículo, sus características y componentes fundamentales, así como la gestión que se organizará para hacer operativo y eficaz el proceso de desarrollo curricular.

En tal sentido, el diseño curricular incluye las partes siguientes:

  • Volumen 1- Fundamentos del Nuevo Currículo: Fundamentación Teórico-Metodológica. Naturaleza de las Áreas. Ejes Transversales.
    Volumen II- Educación Inicial
    Volumen III- Educación Básica
    Volumen IV- Caracterización del Nivel Medio y Modalidad General
    Volumen V- Modalidad Técnico Profesional
    Volumen VI- Modalidad en Artes
    Volumen VII- Educación Especial
    Volumen VIII- Educación de Adultos

El proceso participativo en la elaboración del diseño curricular
Tomando como base la experiencia de elaboración del Plan Decenal de Educación se asumió una metodología participativa para diseñar el nuevo currículo.

Se partió de un punto de vista plural, en cuanto se entendió como no pertinente un currículo diseñado exclusivamente por especialistas, desde la lógica de sus disciplinas particulares y a espaldas de las culturas y la sociedad que diagnosticó y determinó la necesidad de transformarlo.

En este sentido se constituyeron tres tipos de Consultas: Abierta, Nacional e Interna y Regional.

La Consulta Abierta: con ella se pretendió mantener y sostener los nexos con la comunidad, a través de la cual la escuela podrá construir esa síntesis a la que aspira entre el saber cotidiano, el saber elaborado, la cultura popular y la cultura universal. Es este diálogo continuo el que posibilitará que el nuevo currículo sea abierto, que reciba los aportes que nutran y retroalimenten el trabajo.

En atención a ese interés se llevó a cabo una primera reflexión, en la cual participaron más de quinientas personas (representantes de los diversos ámbitos de desempeño, necesidades básicas y áreas del conocimiento), quienes abordaron las siguientes cuestiones: los valores y actitudes, las competencias sociales, intelectuales y prácticas y los conceptos claves que todo dominicano y toda la dominicana deben dominar al término de la educación básica.

La Consulta Abierta integró equipos consultivos que realizaron importantes aportes durante todo el proceso del diseño curricular.

La Consulta Nacional e Interna: fue conformada por especialistas y profesionales de la pedagogía y de las diferentes áreas del saber que confluyen en el currículo, quienes desde su formación y experiencia trabajaron en la tarea de integrar al currículo los hechos, conceptos, principios, procedimientos, valores y actitudes que contribuirán a que los/las estudiantes estén en condiciones, los desafíos de un mundo en un proceso de cambios vertiginosos en todos los órdenes.

Esta Consulta se organizó en diecisiete comisiones de trabajo, agrupadas de la forma siguiente:

  • Comisiones de Niveles y Modalidades:
  • Educación Inicial
  • Educación Básica
  • Educación Media
  • Educación de Adultos
  • Educación Especial
  • Comisiones por Áreas del Conocimiento:
  • Lengua Española
  • Lenguas Extranjeras
  • Matemática
  • Ciencias de la Naturaleza y sus Tecnologías
  • Ciencias Sociales
  • Educación Artística
  • Educación Física
  • Formación Integral, Humana y Religiosa
  • Comisiones Especiales:
  • Construcción del Conocimiento
  • Animación Socio-Cultural
  • Orientación y Psicología
• Ética

De acuerdo con la Guía Metodológica para el Proceso de Transformación Curricular se estableció que la elaboración del diseño curricular fuera orientada por los siguientes organismos:

  • El Consejo Nacional: tuvo la función de garantizar la integración de los aportes de las diferentes consultas de acuerdo con las orientaciones de Plan Decenal. En este órgano participaron la SEEBAC, las Universidades, las Asociaciones de Empresarios, las Asociaciones de Colegios, la Federación de Estudiantes Dominicanos, la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), Plan Educativo, Acción para la Educación
  • Básica (EDUCA), el Centro Poveda y otras instituciones.
    El Consejo Ejecutivo: este órgano tenía como función garantizar que la transformación curricular se realice de acuerdo con las decisiones del Consejo Nacional. Estuvo integrado por representantes de las instituciones que forman parte de dicho Consejo y los Coordinadores de Niveles, Modalidades y Áreas que trabajaron en la Consulta Nacional e Interna.
    El Equipo de Trabajo Diario: orientó de manera permanente los trabajos del proceso de elaboración del diseño curricular de acuerdo con los lineamientos del Consejo Nacional y el Ejecutivo. Este equipo estuvo constituido por el Asesor Técnico Principal de la SEEBAC, el Subsecretario de Educación, los Coordinadores Generales de las Divisiones de Servicios Técnicos y de Descentralización de la SEEBAC, el Director de la Oficina de Apoyo Logístico a la Transformación Curricular, los Coordinadores de Niveles, Modalidades y Áreas para la Transformación Curricular, dos Consultores Nacionales del PNUD y un representante de la ADP.
    Coordinadora Regional: la función de este equipo fue la de concitar los aportes de las instituciones y personas de las comunidades, municipios, provincias y regiones para promover el proceso de transformación curricular. Las Coordinadoras Regional estuvieron representadas, tanto las Direcciones Regionales de Educación como los Distritos Educativos y los maestros y maestras del sector oficial y de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP).
    Comité de Trabajo Ampliado: en el desarrollo del proceso se estableció la conveniencia de integrar para propuestas de decisiones trascendentes de política educativa a nuevos actores que ampliaran la perspectiva de los organismos anteriores, integrándose al trabajo de manera más continúa. Para ello se conformó este comité. Esta instancia estuvo integrada por los miembros del Equipo de Trabajo Diario, tres representantes de la ADP, un representante de PRODEP, uno del Proyecto BID y miembros del Consejo Asesor Externo de la Secretaría de Educación.